La susceptibilidad de los cajeros automáticos de Bitcoin al lavado de dinero invita a tomar medidas regulatorias

Los cajeros automáticos de Bitcoin (ATMs de Bitcoin) han sido una hélice en la campaña para impulsar la adopción de la criptodivisa en todo el mundo. Muchos han elogiado los dispositivos y su capacidad para hacer la criptografía más accesible a la gente. Sin embargo, un nuevo informe también está detallando el lado oscuro de estas máquinas.

Proyección de regulaciones más estrictas para los cajeros automáticos

Recientemente, la compañía de criptoanálisis CipherTrace publicó su informe de primavera para 2020. En él, la empresa explicó que los lavadores de dinero han podido utilizar los cajeros automáticos de Bitcoin Up para realizar transferencias de fondos a „intercambios de alto riesgo“ – esencialmente, plataformas que CipherTrace cree que tienen vínculos significativos con el lavado de dinero y otras actividades ilícitas.

Como se explica en el informe, el porcentaje de fondos que llegan a esos intercambios se ha duplicado cada año desde 2017. La tasa es actualmente de alrededor del 8% de todos los Bitcoins que participan en transacciones en los Estados Unidos – un aumento del 2% en 2017.

CipherTrace también destacó que alrededor del 88% de todas las transacciones de cajeros automáticos de Bitcoin en los Estados Unidos incluían el envío de dinero a destinos fuera del país. Dada la naturaleza turbia de estas transacciones, CipherTrace predijo que los reguladores probablemente se centrarían en el espacio de los cajeros automáticos de Bitcoin a continuación.

El informe llega sólo unos días después de que el número total de cajeros automáticos de Bitcoin en todo el mundo alcance un nuevo hito. Los datos del Radar de Cajeros Automáticos del sitio de monitorización muestran que ahora hay más de 8.000 cajeros automáticos de Bitcoin en el mundo. Estos dispositivos están repartidos en 73 países, y sólo en Estados Unidos hay unos 6.000.

Las nuevas cifras marcan un impresionante crecimiento del 17% desde marzo, cuando los dispositivos cruzaron la marca de los 7.000. De varias maneras, esto parece mostrar una demanda significativa para el uso público de las criptodivisas.
Los reguladores mundiales se están levantando ante la amenaza

Como ya se ha dicho, cabe señalar que muchos de estos dispositivos se encuentran en los Estados Unidos. Aún así, el hecho es que los cajeros automáticos de Bitcoin están aumentando en más países a un ritmo increíble. Habida cuenta de que varios blanqueadores de dinero han tratado de realizar transacciones ilícitas con estas máquinas, vale la pena considerar la forma en que las autoridades podrían querer proceder con la reglamentación.

Varios países ya están considerando la posibilidad de establecer una reglamentación. Dos días antes de que se publicara el informe de CipherTrace, el gobierno canadiense publicó nuevas reglamentaciones sobre las empresas locales que tratan con activos digitales como negocios de servicios monetarios (MSB).

Francis Pouliot, miembro de la Fundación Bitcoin de Canadá, explicó en Twitter que la nueva regulación afectaría a las empresas que intercambian cripto por dinero en efectivo. Más específicamente, los operadores de cajeros automáticos de Bitcoin serán los más afectados por sus efectos.

Como explicó, los operadores de cajeros automáticos de Bitcoin tendrán que informar ahora de todas las transacciones por valor de 10.000 CAD (7.325 $) o más. La norma forma parte de una enmienda a la Ley de Fondos Criminales (Lavado de Dinero) y Financiación del Terrorismo, que el gobierno canadiense aprobó como ley en junio de 2019. La Autoridad de Mercados Financieros de Alemania (BaFin) también se centró en los cajeros automáticos sin licencia de Bitcoin a principios de este año. En marzo, el regulador ordenó a KKT UG, un operador de cajeros automáticos de Bitcoin, que cesara su actividad.

De acuerdo con una orden de cese y desistimiento en ese momento, la autoridad pidió a la compañía que terminara con el „comercio de propiedad transfronterizo“. El organismo también introdujo nuevas reglamentaciones contra el blanqueo de dinero (AML) que exigirán que las empresas relacionadas con el criptoanálisis (bolsas, proveedores de carteras, custodios y fabricantes de cajeros automáticos) obtengan una licencia de funcionamiento emitida por el BaFin.